jueves, 19 de mayo de 2011

Las he visto

en sus felicidades fraudulentas

simulando que viven

cual paloma disecada:

ojos vidriosos

tersas por fuera

vacías por dentro

con sus alas de cera

explanadas en vuelo

atadas por siempre

a la seguridad

que le brindan

en invisibles cuerdas.